Olinalá: artesanía orgullosamente guerrerense.

El olinalá es una artesanía mexicana. Los artesanos mexicanos crean piezas tales como como cajitas, joyeros, biombos, tortilleros, alhajeros, fruteros, charolas, etc. siendo las cajitas las más populares. El olinalá utiliza una técnica de laqueado que se hace en madera de un árbol endémico de la región. La artesanía olinalá proviene del estado de Guerrero, específicamente del municipio de Olinalá, en México. Según antiguos documentos Olinalá en náhuatl significa: lugar de terremotos. Este municipio cuenta con una pequeña comunidad tal lo indica el censo del 2020  que arrojó un estimado de 228,446 habitantes. En esta zona principalmente se habla el náhuatl y el tlapaneco. Desde 1994 la artesanía de Olinalá está considerada con el sello denominación de origen (D.O.) mexicana. Este sello hace que productos específicos de una región tengan su calidad y características basadas en su ubicación geográfica y a su vez es imputable.

Esta artesanía pasa de generación en generación, y según Bernardo Rosendo Ponce, presidente del Consejo Regulador de las Lacas de Olinalá dice que se han encontrado vestigios de este arte en tumbas Olmecas. Para su elaboración se utiliza el árbol de linaloe que crece de manera natural y abundante en el área de Olinalá. Su madera de color blanco y aroma muy especial brindan características distintivas a la artesanía de Olinalá. Para potenciar este olor característico, el árbol de linaloe se pone en un proceso llamado “cala”. Proceso en el cual se le hacen cortadas al tronco para hacer la savia del árbol correr. Esto se hace en temporada de lluvias para que el agua potencialice el olor.

Para crear las piezas los artesanos realizan un proceso y técnica

  1.  Primero los productores extraen la piedra dolomita llamada toctecl de la naturaleza. Después, la piedra es deshidratada en fuego. Posteriormente se muele en un metate para convertirla en polvo o arenilla. 
  2. El polvo del toctecl se mezcla con carbón de encino creando con esto el pigmento color negro o el “color base”.
    • *Los pigmentos del Olinalá: los colores que se ponen en los productos son naturales, extraídos de pétalos de flores, plantas, semillas, cochinillas, etc. 
  3. Después un óxido de hierro llamado tecoxtle es mezclado con aceite de chía que funciona como pegamento. De aquí se forma el llamado maque o también laca. Y este se aplica con una cola de venado a la pieza que se esté elaborando. Cuando ya esté cubierto se pule con algodón para sacar el brillo natural de la pieza.  
  4. Para finalizar el artesano plasma el diseño que quiera darle. También decide qué técnica utilizar para la decoración. Algunas de sus herramientas son compases metálicos, plumas de aves con puntas de maguey, o copal. En cuanto a las técnicas existen varias entre ellas “rayar” la pieza, o sea darle un acabado texturizado. O también el “pincel” o “dorado” en la cual se trazan paisajes, flores, naturaleza.

Para finalizar el trabajo de los artesanos es importante y debe ser valorado. Cada pieza de Olinalá es única y hecha a mano sin ninguna maquinaria. Algunas piezas se tardan hasta 30 días en ser terminadas.  Es recomendado siempre comprar directamente estas artesanías en las casas productoras de Olinalá en el estado de Guerrero. Al adquirir cualquier pieza de Olinalá, tendrás una bonita artesanía con una fragancia cómo ninguna otra. 

Sofía Meza.

Comprensión de lectura

Related Articles

Responses

Your email address will not be published.