Corridos mexicanos

El corrido y su historia 

El corrido es un género de música popular mexicana. La letra de los corridos es narrativa es decir cuenta una historia, y  se acompaña de diferentes instrumentos como la guitarra. Por lo tanto, un corrido hace referencia al género literario así como al musical. El desarrollo del corrido se fue dando durante la época colonial en México.  Aunque no hay información concreta se dice que proviene del romance español así como también pudo surgir de la ≪itoloca≫ una forma de poesía narrativa en nahuatl. 

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH),  el corrido más antiguo  del que se tienen datos es de 1811 y fue escrito en Zacatecas. Este corrido es dedicado a Miguel Hidalgo conocido como padre de la patria, por dar paso a la independencia de México. A lo largo de la historia, el corrido se ha ido desarrollando de diferentes maneras. Una de las teorías del nombre “corrido” es que en aquellos tiempos las historias se escribían en hojas sueltas o “corridas”. Las hojas corridas iban recorriendo muchos lugares y que de ahí haya salido denominarlos “corridos”. Cabe destacar que muchos de los autores son anónimos. Después de la independencia continuaron tomando popularidad en la época de la dictadura de Porfirio Diaz. Luego se fue desarrollando hasta 1910. 

El corrido en la revolución 

Los corridos han sido para importante de eventos históricos. Así pues en la revolución mexicana los corridos tuvieron un papel fundamental pues sirvieron como instrumento para ir pasando mensajes de lo que sucedía en la batalla. Fungieron con diferentes funciones. Y fueron de expresión combativa a las causas sociales que tenía la revolución. En este lapso el corrido tomó su mayor apogeo. Una función primordial que tuvo era ser el periodico de personas que no sabían leer ni escribir. Los intérpretes hacían recorridos largos a través de todo el país llevando las narraciones de sucesos importantes hasta los lugares más recónditos de México. Las narraciones contaban las victorias, las derrotas, como iban los movimientos en general. Existen corridos de Francisco Villa, Emiliano Zapata.  Estos son uno de los corridos más 

La adelita : Inspirado en Adela Velarde Perez mujer quien atendió a los insurgentes heridos. 

Popular entre la tropa, era Adelita
La mujer que el sargento idolatraba
Porque, a más de ser valiente, era bonita
Y hasta él mismo coronel la respetaba. 

La  cucaracha: Inspirado en el general Francisco Villa. 

La Cucaracha, la cucaracha,
ya no puede caminar,
porque no tiene, porque le falta,
marihuana que fumar.

El barzón: Narra las injusticias del sistema de trabajo antes de la revolución. 

Se me reventó el barzón y sigue la yunta andando
Cuando acabé de piscar, vino el rico y lo partió
Todo mi maíz se llevó, ni pa’comer me dejó
Me presentó aquí la cuenta:

De la revolución a la actualidad 

Después de la revolución a partir de los años 30 el corrido pierde la fuerza que tenían. Y su función también fue cambiando pues muchos corridos ya narraban acontecimientos más actuales. Los corridos se han ido adaptando a la modernidad. En los corridos actuales se habla de muchos temas: historias de amor, acontecimientos sociales. También se han ido creando subgéneros a partir de estos como los narco corridos, que narran la violencia de los carteles de la droga. Aunque han sido clasificados como la decadencia de dicho género. En conclusión no cabe duda que el corrido ha sido parte inminente de la tradición mexicana.

Sofía Meza. 

 Comprensión de lectura 

 

Related Articles

La escuela en México

En este nuevo artículo explicaremos algunos aspectos generales del sistema escolar en México. El sistema educativo mexicano se compone por los siguientes niveles; educación preescolar,…