Un poco más sobre los pronombres directos e indirectos.

Una vez que se haya aprendido distinguir o diferenciar cuál es la función en español de un objeto directo (OD)  y un objeto indirecto (OI) resultará más sencillo poder unir los dos pronombres dentro de una oración. Si bien, no se debe olvidar que en una oración se puede tener un objeto directo y no un objeto indirecto o viceversa solamente un objeto indirecto y no un objeto directo. Veamos de qué se trata; 

Sabemos que para poder identificar el objeto directo en una oración podemos usar la pregunta ¿qué? Por ejemplo; 

  1. Jorge bebe una cerveza  → ¿Qué bebe Jorge? Una cerveza = la (OD)  Jorge la bebe.
  2. La madre lee una revista → ¿Qué lee la madre? Una revista = la (OD) La madre la lee.

Si observamos en las oraciones anteriores los sujetos Jorge y la madre están realizando una acción en donde nadie más o ninguna otra persona está siendo beneficiada solamente ellos. Entonces, en estos dos ejemplos anteriores no hay necesidad de incluir un pronombre de objeto indirecto si no hay alguien más siendo beneficiado por la acción. Ahora veamos lo siguiente;

Sabemos que para identificar el objeto indirecto en una oración se pueden usar las preguntas ¿A quién? o ¿para quién? Por ejemplo:

  1. Jorge cocina para mí. → ¿Para quién cocina Jorge?  Para mí / yo  = me (OI). → Jorge me cocina.
  2. La madre lee a su bebé. → ¿A quién lee la madre? Su bebé = le (OI). → La madre le lee (a su bebé).

Si prestamos atención a las dos oraciones anteriores podemos deducir que los dos sujetos Jorge y la madre están realizando acciones en donde hay personas beneficiadas por la realización de la acción,  por lo tanto esas personas son los objetos indirectos para mi / yo  (me) y el bebé (le). Por consiguiente en estas dos oraciones anteriores lo único que podemos deducir es que Jorge cocina algo y la madre también lee algo a su bebé pero no sabemos qué es ese algo. En realidad existen varios escenarios dentro del español en donde el OD no se expresa oralmente pero se entiende o hay un conocimiento previo sobre la intención al realizar la acción. Un ejemplo de esto pueden ser los siguientes verbos; dar, pedir , preguntar, regalar, decir, contar, mostrar, en donde la intención al realizar estas acciones es que haya una persona beneficiada como resultado de la acción. Si tomamos en cuenta el ejemplo de los verbos anteriores nosotros siempre le damos algo a alguien, siempre le pedimos algo a alguien , siempre le preguntamos algo a alguien, o siempre le regalamos algo a alguien , etc… Entonces ¿qué es ese algo? Pues bien, ese algo puede ser lo que sea que pueda ser reemplazado por un objeto directo. Por ejemplo si tomamos las oraciones anteriores y añadimos un OD; 

  1. Jorge cocina una sopa para mí. → Jorge la cocina para mí (OD). → Jorge me cocina una sopa (OI).
  2. La madre lee un cuento a su bebé. → La madre lo lee a su bebe (OD).→ La madre le lee un cuento (a su bebé) (OI).

Tomemos en cuenta que los OD una sopa y un cuento en las oraciones anteriores pueden ser  reemplazados por cualquier otro OD que funcione o tenga sentido dentro de la oración, es decir que en realidad una sopa podemos sustituirla por una tarta, un pastel, una pizza, etc… Así como también, un cuento podríamos reemplazarlo por un libro, una revista, una historia, etc..

Lo importante es saber distinguir que hay algunos verbos con los cuales el OD no es expresado oralmente pero se entiende dependiendo del contexto de la situación. Por esa razón muchas veces se pueden encontrar ejemplos en libros de textos,  artículos, o incluso en las conversaciones del día a día en donde el OI se encuentra pero no hay un OD escrito o expresado verbalmente.

Brenda Gonzalez

Comprensión de lectura 

Related Articles