Equinoccio de primavera.

El equinoccio de primavera en la pirámide de Teotihuacán es un fenómeno fascinante que atrae a miles de visitantes cada año. Este evento marca el inicio de la primavera y tiene una significancia cultural y astronómica profunda para la civilización mesoamericana.

La civilización mesoamericana fue una antigua cultura que se desarrolló en la región de Mesoamérica, destacándose por sus logros en agricultura, arquitectura, escritura y sistemas de creencias religiosas, entre otros aspectos. Su legado incluye las civilizaciones como los olmecas, mayas, zapotecas, toltecas y aztecas, y sus contribuciones impactaron profundamente la historia y el desarrollo de América Latina.

En el equinoccio de primavera, que generalmente ocurre alrededor del 21 de marzo, los rayos del sol crean una impresionante ilusión óptica en la pirámide de Teotihuacán. Los escalones de la estructura proyectan sombras que forman la imagen de una serpiente descendiendo, simbolizando la llegada de la primavera y el renacimiento en la naturaleza.

Esta celebración ancestral atrae a personas de diversas culturas y creencias, quienes se reúnen para presenciar este fenómeno único y conectar con la historia y la espiritualidad de la región. Los visitantes participan en ceremonias, danzas y rituales que honran a la Tierra y celebran el ciclo de la vida.

El equinoccio de primavera en Teotihuacán es más que un evento astronómico; es un momento para reflexionar sobre el paso del tiempo, la conexión con la naturaleza y la continuidad de las tradiciones que han perdurado a lo largo de los siglos en esta impresionante ciudad antigua de México.

Sofía Meza. 

Preguntas de comprensión. 


 

Related Articles